jueves 20 de enero de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 13 ene 2022

Los aspectos positivos de un campo saludable


Cualquiera que tenga como objetivo hacerse con tierras para desarrollar un negocio agrícola sabe que, primero, dicha tierra tiene que estar ubicada en un lugar específico y su suelo debe tener las condiciones ideales para producir. La búsqueda de un campo modelo puede ser larga y compleja, considerando todo lo que necesitamos tener en cuenta al momento de elegirlo. Afortunadamente tenemos Internet para, al menos, darnos una idea de qué consideraciones debemos tener a la hora de estudiar la tierra.

No muchos consideran poco rentable, para empezar, revisar los Campos en Alquiler disponibles. Actualmente, en Argentina el alquiler de tierras ocurre mucho más seguido que en tiempos anteriores. Esto ocurre, sobre todo, porque los mejores campos en alquiler prometen un lucro asegurado y en dólares americanos. En segunda instancia, el aumento de los alquileres de este último período se dio también debido a la notable baja en los precios de los mismos.

De todas maneras, ya sea mediante la compra o alquiler, es imperativo entender con qué campo nos estamos quedando. Debemos conocer sus características biológicas, antecedentes de producción (si es que los hubo), entre otros muchos aspectos más. El negocio agropecuario se encuentra en el área de los más exigentes y logísticos actuales y ciertos conocimientos básicos serán no solo útiles, sino también determinantes para nuestro trabajo.

Cada uno de los pasos que damos a la hora de analizar un campo establecerá, a su vez, todos los demás ángulos que deberemos tener en cuenta: qué clases de maquinarias necesitaremos, cuántas unidades de energía vamos a gastar, cuánta mano de obra aproximada, entre otros. Dentro del trabajo agrario o agropecuario nada puede ser tomado a la ligera. El planeamiento desde cero es esencial y promete ahorrarnos muchos obstáculos a futuro.

Como primeras dos recomendaciones, además de inclinarnos al principio por alquilar tierras en vez de comprarlas, creemos que para los futuros trabajadores de este ámbito lo mejor también es considerar la Maquinaria Agrícola Usada como para comenzar el nuevo proyecto. Si hay algo que como futuros emprendedores debemos cuidar, sobre todo al comienzo del proyecto, es cuidar nuestros bolsillos lo mejor posible. Los instrumentos para el trabajo de campo son caros y nuestra inversión debe ser bien calculada y medida.

 

Cómo identificar un lote de tierra bueno y saludable

Como establecimos anteriormente, nuestro campo debe tener una buena ubicación y estar desprovisto de sombras. Si buscamos tierras en Buenos Aires, por ejemplo, no es lo mismo el clima del campo pampeano que las áreas más cercanas a los anillos del conurbano.

El tema más complejo lo encontramos al momento de enfocarnos en el suelo en sí. Ya sea para la cosecha o el alimento para el ganado, la calidad de la tierra será decisiva para nuestro éxito. Todo suelo sano y fértil posee características biológicas específicas que determinarán si los frutos de nuestro trabajo serán de calidad (o no serán en absoluto). Un lote de tierra que jamás fue utilizado para el trabajo agrario o agropecuario, de ser bueno, no puede compararse con un campo que ya haya sido usado para dichas tareas, obviamente.

Antes de pensar en la tierra de forma concreta, es preferible tener ya planificado qué tipo de negocio queremos hacer. Una vez determinado, por ejemplo, cuál será nuestra cosecha, es cuando nos toca analizar el suelo específicamente. Esto se debe a que no toda siembra crece en cualquier suelo: la adecuación de tierra-sembrado o tierra-ganado será, después de todo, la base de nuestro proyecto.

Es cierto que hay aspectos básicos que todo suelo debe poseer y en esos vamos a quedarnos al principio. La primera característica esencial de cualquier tierra es su nivel de porosidad.

Dependiendo de nuestra cosecha, el suelo debe ser capaz de darle agua, aire, otros gases y demás productos que deseemos utilizar en él a nuestras semillas. La porosidad permite que estos elementos circulen con efectividad, logrando que nuestras cosechas sean de plantaciones fuertes y saludables. Todos estos estudios nos los facilitará un experto que nos indicará si la calidad de la tierra es lo suficientemente alta o no para nuestros cultivos.

¡Ya tenemos las bases para comenzar nuestro proyecto de campo! Es bueno considerar también, para profundizar nuestros conocimientos, visitar las exposiciones agro disponibles en cualquier parte del país. Mientras más conozcamos sobre el campo, mejor nos desarrollaremos en él.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias