miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 20 sep 2022

Más de dos mil casas y edificios forman parte del Patrimonio de La Plata, pero de las primeras viviendas quedan pocas

Breve recorrido por la historia de las primeras construcciones en la ciudad.


Por: Federico García

La casa de la familia Arana, construida alrededor del año 1883, y la casa de Dardo Rocha, en 1885, fueron unas de las primeras casas de La Plata, una localidad planificada desde cero.

“Tenemos una ciudad que podría haber sido, y lo fue, un museo de la arquitectura del mundo, y se ha perdido mucho. Es destacable la cantidad de estilos arquitectónicos de distintas nacionalidades y subgéneros que tienen que ver con la variedad de estilos de construcción que tuvimos. Por ejemplo, las casas normandas, dos casas gemelas de las que se tiró abajo una de ellas”, reflexionó para este medio Ezequiel Aldazábal, vecino platense y parte de la fundación del grupo social “Defendamos La Plata”.

“Cuando perdemos el contacto con esas historias nos desinteresamos y caen en el olvido, y ese desarraigo hace que nos desconectemos pero cuando uno se interioriza entiende por qué conocer nuestra historia es conocernos nosotros mismos. Eso es lo que trato de divulgar. La importancia de rescatar el patrimonio tiene que ver con entender que La Plata es una ciudad única, por su trazado y el momento en el que surgió”, agregó Aldazábal, que comenzó con esta militancia a los 13 años. 

"Cuando uno conoce el lugar que habita y su historia, y los puntos de contacto con la vida cotidiana, empieza a sentir lo patrimonial, que nos es ni más ni menos que lo identitario”, comentó el fundador de “Al rescate del patrimonio”.

En el 2006, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata realizó, en el marco de un convenio con el Municipio, un catálogo de todas las obras patrimoniales que estaban dentro del casco fundacional. El trabajo en cuestión fue realizado en conjunto entre la unidad académica y el área municipal de Obras Particulares.

 

Diagonal 73 y 11

 

Según el director de Patrimonio de La Plata, Roberto Ciafardo, hay más de dos mil casas y edificios patrimoniales en la ciudad.

De las primeras casas, las que se construyeron entre 1882 y 1892, casi no quedan,  se pueden contar con los dedos de las dos manos.

Una de ellas es la que pertenece a la familia Arana, la mujer del ex gobernador bonaerense Dardo Rocha, y está ubicada en la calle 49 entre 2 y 3.

La otra es la que fuera construida para que viva el mandatario mencionado, ya que al momento de construirse la nueva capital vivía en la Ciudad de Buenos Aires. Esta última está ubicada en 53 entre 11 y 12 y actualmente es un museo.

 

Casa Arana

 

Otra de las casas fundacionales es la sede del Arzobispado de La Plata, conocida actualmente como el Palacio D´Amico, que fue vicegobernador de Rocha y luego gobernador de la provincia de Buenos Aires.

“Hay muchas edificaciones que tienen varios años aunque de la época de la fundación van quedando pocas cosas, en su mayoría edificios públicos. Hay de la década del '30, '40 y '50 del siglo pasado”, detalló Ciafardo.

Vale destacar que cuando se comenzó a construirse la ciudad no había casi nada edificado, sólo algunas casillas y los nuevos edificios públicos de la capital bonaerense.

De hecho, el gobierno provincial tuvo que hacer una ley para obligar a los empleados a vivir en La Plata, ya que muchos venían de Capital, en un momento que primero tenían que ir hasta Ensenada.

De acuerdo a la licenciada en turismo Lucrecia Capparelli, entrada la década del 30 aparecen los primeros edificios en altura. La idea de progreso, de superar la chatura fundacional y las nuevas maneras de habitar en la ciudad alentaron la construcción de esas primeras torres.

En ese entonces el tren atravesaba por la diagonal 80, donde había casas de renta con habitaciones que se alquilaban a los obreros que venían a construir.

Lo primero que se desarrolló en la ciudad fue la zona de la avenida 1, la diagonal 80 y la 79, y a medida que se asentó la población se fue desarrollando.

 

Diagonal 80

 

“La construcción que más popularidad tiene es la Casa Curutchet, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero hay otros edificios que están declarados patrimonio nacional y municipal”, señaló Ciafardo.

Según el arquitecto y ex decano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de La Plata Fernando Gandolfi, si bien “gran parte del casco fundacional fue modificado aún quedan partes que no sufrieron grandes cambios, tal el caso de Meridiano V o la zona que va desde la Catedral hasta la plaza Malvinas”.

El especialista explicó que hasta la década del '20 dominó un eclecticismo diverso, algunas corrientes modernistas y el art decó, hasta que en la década del '30 irrumpió la arquitectura moderna y en el año 1948 se produjo un “quiebre” aún mayor con la sanción de la ley de propiedad horizontal.

Para la década del '30 comenzaron a usarse las estructuras de hormigón armado y la arquitectura doméstica se resolvía con mamposterías portátiles. También se sumarán los ladrillos huecos, entre otros cambios en la construcción.

Sobre las características que tenía la infraestructura en el pasado y las que tiene ahora, el profesional indicó que se trata de “procesos históricos en la manera de proyectar”.

Hoy en día, según Gandolfi, la construcción no varió demasiado porque se sigue construyendo con hormigón armado y ladrillos huecos, y  “lamentablemente no se eligen otros medios por la especulación inmobiliaria y por hacer las cosas rápido y al menor costo”.

“Todo lo que no se invierte en la construcción se termina gastando en el uso diario”, aseguró el arquitecto, y pidió “una normativa para que haya construcciones más eficientes”.

Además, para el arquitecto egresado de la UNLP también ha quedado relegado el resto del patrimonio arquitectónico que no tiene que ver sólo con la infraestructura edilicia, sino con el paisaje, como pasa en el sector de la plaza Moreno con los edificios que se fueron construyendo a su alrededor.

“La pandemia demostró que no se pueden habilitar edificios que no cuenten con balcones o patios internos, y por eso los espacios exteriores y cubiertos deberían ser parte de la construcción de un edificio”, señaló Gandolfi.

En cuanto a los motivos para considerar que una construcción sea patrimonial, el ex decano de Arquitectura detalló que no sólo es el tiempo “sino sus características y el grado de conservación”.

 

Valorar lo construido

Para defender el patrimonio de La Plata, en octubre de 2021 se creó la Red de Casas Antiguas con Historia y Patrimoniales, un grupo de propietarios de viviendas antiguas que se reunieron con la intención de “ser escuchados” por las autoridades, según le dijo a este medio Pablo Morosi, uno de sus integrantes.

Las condiciones para formar parte de la Red, que la conforman alrededor de 50 casas, es tener una vivienda antigua y manifestar la idea de preservarla.

“Lo que planteamos es que hay que cambiar el paradigma impuesto hasta ahora, donde hay una desvalorización de lo construido. La Plata tiene que hacer dialogar su pasado con su presente y futuro, y valorar el fenómeno que nos han legado las generaciones anteriores”, manifestó Morosi.

 

 

“Siempre se valoró la propuesta de La Plata para la época de su fundación, que fue de avanzada e higienista, muy vinculada con lo intelectual y cultural. Más allá de que los tiempos cambian nunca pensaría que lo que se ha recibido como legado no sirve para nada”, agregó el periodista.

Una de las casas que conforman la Red es la que construyó el arquitecto Clorindo Testa hace más de veinte años y está ubicada en la avenida 38 N° 215 ,  y la “casa redonda” de 5 y 38

 

El rol del Municipio

“Según el grado que tenga dentro del catálogo patrimonial son las acciones que hay que tener en cuenta para trabajar sobre cualquier edificación”, indicó Ciafardo.

En el caso de que surgiera alguna duda está el Consejo de Ordenamiento Urbano Territorial (COUT), un organismo auxiliar del Concejo Deliberante formado por ediles, funcionarios municipales y el Colegio de Arquitectos, entre otros organismos, que eleva un informa favorable o desfavorable sobre la construcción en cuestión.

“Nosotros trabajamos sobre los edificios públicos municipales en forma directa y en forma indirecta en aquellos donde no tiene injerencia. Casualmente, hay un banco que quiere hacer una sucursal en una propiedad patrimonial y le vamos a hacer la curaduría. Después tenemos lo que es el mobiliario urbano y esculturas”, detalló Ciafardo.

“Ante cada modificación en una determinada propiedad, se verifica que no vaya en contra del estado patrimonial de la misma y desde el Municipio se hace a través de un seguimiento”, concluyó el funcionario.

 

Aún hay mucho por hacer 

La cuestión patrimonial seguramente está entre las últimas preocupaciones de muchos platenses y quizás pueda ser debatible, pero sí debería estar en el orden de prioridades de cualquier gestión municipal porque salvaguardar el patrimonio es cuidar la historia y la identidad, sin las cuales no estaríamos donde estamos y no seríamos reconocidos en el mundo entero. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias