sábado 02 de julio de 2022 - Edición Nº 29.188

Cultura | 22 may 2022

Barras, borrachos y un puesto de choripanes que reúne a hinchas de Estudiantes hicieron explotar a vecinos de La Plata

Denuncian que en el "La Casona" (un local sobre el que pesean denuncias de toda índole) anoche fue todo descontrol. En varias viviendas cercanas al lugar se despertaron de madrugada con los ambientes llenos de humo.


Por: Andrea Fleitas

Una zona del centro de La Plata se está convirtiendo, según el testimonio que recibió Info Blanco Sobre Negro de varias familias de un edificio ubicado en 44 entre 10 y 11, en un nuevo polo de atracción de "malandrines, drogones, borrachos, pisteros y barras de Estudiantes".

Así describió Daniel, vecino del lugar e impulsor de una campaña de firmas, la situación que vienen sufriendo desde el regreso de la actividad nocturna irrestricta (luego de las restricciones por el coronavirus)  en esa cuadra de la capital bonaerense.

Sobre la esquina de 11 y 44, cuentan los vecinos y vecinas, volvieron a instalar todos los fines de semana un puesto de choripanes que el sábado llenó las viviendas con una humareda que desciben como "negra" y que inundó de olor las casas cercanas. Pero eso fue lo de menos, de acuerdo a los testimonios que recogimos en ese barrio. 

 

 

 

"Compiten a ver quién hace más ruido con sus caños de escape"

"En esa cuadra se junta cada vez más gente a pasar la noche, sobre todo ahora que volvieron a poner una parrilla como las de las canchas de fútbol, sobre la esuina de 11 y 44, donde paran taxis, transehúntes, los que salen de bailar y decenas de motoqueros y automovilistas que compiten a ver quién hace más ruido con sus caños de escape", agregó el vecino, y lamentó: "Ya nadie duerme, hay gente que se muda el fin de semana a lo de familiares cercanos porque es imposible de aguantar tanto descontrol". 

El boliche bailable se llama "La Casona" y tiene una inmensa cantidad de denuncias por discriminación, amparar a barras bravas, agresiones y todo lo peor que esconde la noche de cualquier ciudad. En el edificio de 44 N° 698 vive casi un centenar de personas que padece semana a semana el ambiente de "zona liberada" que se vive en el lugar. 

Un abogado que tiene su casa a pocos metros del local bailable asegura que ya hizo "exposiciones" en la comisaría Segunda: "Es mi forma de estar prevenido ante cualquier agresión de los patovicas del boliche y de su dueño, un famoso barrabrava que desde hace años se dedica a lucrar con la noche platense", explicó. 

Lo que más irrita a la gente que sufre ese clima de anomia, con ruidos fuertes, bocinas, alarmas y gritos hasta entrada la mañana del día siguiente es "la ausencia total de la policía y de control urbano en la cuadra". 

"No saben la felicidad que tenemos cuando hay tormentas, porque la lluvia impide al bolichero instalar el puesto de chorizos, se oyen menos los estúpidos que hacen sonar el escape de sus vehículos y no andan cientos de pibas y píbes a los gritos hasta las 9 de la mañana. Hace dos semanas entraron al hall del edificio donde vivo y defecaron, podrían haber robado algún departamento", contó una mujer muy adulta que paseaba su caniche toy ante la consulta de este portal en 44 entre 11 y 12, en un edicificio ubicado a la altura del numeral 820.

 

Te puede interesar: 

Un joven denuncia que no lo dejaron entrar a un boliche platense "por ser morocho”

Un boliche platense discriminó a una joven por “gorda” y ahora preparan un escrache

Otra vez acusaron a "La Casona" por discriminación, y se acumulan las denuncias / VIDEO

Un auto destrozado y abandonado en el centro de La Plata se convirtió en "un bulín" y hay polémica

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias